El personal de las Oficinas Sanitarias Internacionales del Fosalud, han intensificado su labor de sensibilizar a la población que transita por los diferentes puntos fronterizos en estas festividades.

La estrategia para concientizar a la población sobre los efectos negativos de manipular artefactos pirotécnicos inició en septiembre pasado con la distribución de más de 400 mil trípticos y 25,000 afiches con recomendaciones para prevenir lesiones ocasionadas por pólvora.

Según cifras de la Dirección de Vigilancia Sanitaria, conocidas hasta el día 29 de diciembre del presente año iban 73 personas lesionadas por pólvora, de las cuales la mayoría han sido afectadas por productos prohibidos por la ley como silbadores y buscaniguas.

La labor de sensibilización continua por parte del personal que se encuentra laborando en 9 puntos fronterizos, se han realizado charlas informativas tanto con transeúntes como al interior de los buses y microbuses que ingresan al país.

Para María Elena Guardado, de 61 años de edad, de nacionalidad hondureña, quien ingresó al país el pasado 29 de diciembre, esta labor es de suma importancia, ella considera que “aún hay muchos adultos que no quieren entender que esta época es para estar en familia, con nuestros hijos, nietos, celebrando alegremente las festividades y no para ir a llorar a un hospital porque a un hijo o un nieto le exploto algo en la mano o la cara”.

Agregó “la prevención comienza en casa, no hay que permitir que los niños quemen pólvora, las consecuencias son duras y permanecen para toda la vida en los que se ven afectados”

La Dra. Patricia Calderón, jefe de la Unidad de Cirugías del Hospital Nacional de Niños Bejamín Bloom, explico en una entrevista televisiva que la manipulación de la pólvora es calificada como actividad peligrosa y frente a ella la salud, la integridad y la vida se ven expuestas a graves riesgos, siendo los niños, niñas y adolescentes la población más vulnerable.    

No existe pólvora segura, todo artefacto explosivo es peligroso.