El médico que murió el pasado 3 de mayo no fue por COVID-19 confirmó el ministro de Salud, Francisco Alabí, por lo tanto la información que circuló en redes sociales es falsa. De acuerdo con el funcionario, el galeno falleció por la complicación de una neumonía y una diabetes no controlada- A él se le realizaron dos pruebas de COVID-19 que resultaron negativas.

Alabí agregó que 10 de los 12 fallecidos hasta el momento tenían antecedentes de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, hipertensión arterial, diabetes, entre otros padecimientos críticos.

Además, lamentó que se continúe discriminando a los trabajadores de la salud por combatir el COVID-19 . “Ellos son la primera línea contra la pandemia, merecen apoyo, respeto y reconocimiento”, recalcó el titular de Salud.

También indicó que se está trabajando en el “fortalecimiento del sistema del Ministerio de Salud, es nuestra prioridad”. Destacó que el Gobierno está fortaleciendo la red hospitalaria para evitar una fase tres de contagios, en el que se arriesga en el sistema sanitario ante el COVID-19.

Dos semanas críticas

Al respecto, el Presidente Nayib Bukele compartió a la población que “estas dos semanas, de acuerdo con las proyecciones estadísticas y epidemiológicas, serán las más críticas en cuanto a contagios de COVID-19”, además confirmó ayer 65 nuevos casos en el país. “Hoy más que nunca”, hay que quedarse en casa, recalcó por su parte el ministro.

“Estamos realizando 1,700 pruebas diarias; somos el país en la región que más está haciendo”, enfatizó el funcionario. Subrayó que estas las realizan tres laboratorios y con el aval de la OPS/OMS.

El ministro de Salud, Francisco Alabí, confirmó que la mayoría de los casos se han registrado en la zona metropolitana de San Salvador, debido a la afluencia de personas en el área. Sin embargo, advirtió que las autoridades locales del resto del país no deben bajar la guardia.