El Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD), en coordinación con la Secretaría del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), RTI International y el Ministerio de Salud realizaron el foro “Invertir en control de tabaco es invertir en desarrollo”, con el objetivo de presentar a la Sociedad Civil, los hallazgos del estudio Caso de Inversión en control de Tabaco en El Salvador.

El foro fue inaugurado por la Directora Ejecutiva de Fosalud Verónica Villalta, quién expresó la importancia de tener estos espacios para compartir experiencias con la sociedad civil. “Necesitamos una sociedad fuerte para detener la epidemia del tabaquismo en El Salvador”, aseguró Villalta.

La actividad contó con ponentes que participaron en la realización del estudio, entre ellos el oficial técnico del Secretario del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), Rodrigo Santos Feijó, Rosa Sandoval, asesora del OPS/OMS Washington, Brian Hutchinson de RTI Internacional, Douglas Webb PNUD New York y Juana Cooke PNUD Latinoamérica y el Caribe.

Durante su intervención Santos Feijó, compartió los principales aspectos del CMCT y de los avances globales según el último informe de implementación. “Aunque hay avances, persisten los desafíos, por ejemplo; más del 30% de países no tienen una coordinación intersectorial para el control del tabaco y solo 37% han tomado una medida para tener acceso público a información de la industria tabacalera”, puntualizó.

Por su parte Rosa Sandoval de OPS/OMS expuso el panorama regional de la epidemia del tabaco y compromisos de la región, los cuales ha asumido El Salvador para avanzar en el control de tabaco. En la misma línea, Douglas Webb del PNUD enfatizó en su intervención como las medidas de control de tabaco contribuyen al logro de los objetivos de desarrollo. “15 países en el mundo son parte de un proyecto de control de Tabaco, El Salvador es uno de ellos. Hoy es pionero en América en tener un estudio de Caso de Inversión para el Control del Tabaco”, recalcó.

La presentación de los resultados del Estudio de Caso de Inversión en Control de Tabaco en El Salvador, estuvo a cargo de Brian Hutchinson quien mostró los resultados del análisis económico del estudio. “Debemos asegurar que la próxima generación no sea una generación de fumadores. Se pierden muchas vidas, se afectan familias y hay impactos económicos significativos por el uso del tabaco”, enfatizó Hutchinson.

El Caso de Inversión reporta que, en el año 2016, en El Salvador murieron 1,624 personas por el uso del tabaco, el 46% de ellas se consideran muertes prematuras (debajo de los 70 años). El 78% del total de las muertes fueron ocasionadas por consumo directo y un 22% por exposición al humo de tabaco.

Según los resultados del estudio, el consumo de tabaco en el 2016 le costó a la economía del país $263.6 millones en pérdidas económicas, lo que equivale aproximadamente al 1 por ciento del PIB. De estos $115.6 millones, fueron los gastos de salud asociados al consumo de tabaco y $148 millones fueron las pérdidas en la productividad por mortalidad prematura, ausentismo, presentismo (bajo desempeño en el trabajo debido a enfermedad) y pausas laborales atribuibles al consumo de tabaco.