Los Ministerios de Educación y Salud, con el apoyo de la Defensoría del Consumidor (DC) y del Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD), presentan la normativa de «Regulación de Tiendas y Cafetines Escolares Saludables», con la finalidad de proteger la salud y nutrición de los estudiantes dentro de los centros educativos.

A través de esta normativa se busca regular y controlar la comercialización de alimentos con alto contenido en grasas, sodio y azúcar dentro de las tiendas y cafetines de los centros educativos públicos y privados y de todos aquellos que no contribuyan a una alimentación saludable.

La regulación da cumplimiento al mandato de la Asamblea Legislativa, que reformó la Ley General de Educación en su artículo 113, instando al Ministerio de Educación a emitir una normativa que regule y controle la comercialización de alimentos con estas características en los centros educativos e implemente un plan de acción.

El incremento del sobrepeso, obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles es una preocupación a nivel mundial, evidenciada por organismos regionales como OPS y OMS, por lo que esta iniciativa permitirá prevenir ese tipo de enfermedades y generar hábitos saludables en los estudiantes.

Además, una adecuada nutrición en la infancia no solo favorece su salud, sino también los resultados académicos de los estudiantes.

En el IV Censo nacional de talla y I Censo Nacional de peso en Escolares de Primer Grado en El Salvador, realizado en el año 2016, se encontró un 13.64% de niños y niñas con obesidad y un 17.10% con sobrepeso.

Al incrementar en edad, de acuerdo a la Encuesta Mundial de Salud Escolar, realizada en El Salvador en el año 2013, en adolescentes escolares de 13 a 15 años de edad, de séptimo a noveno grado, el 38.4% presentó problemas de sobrepeso y obesidad.

Es por ello, que de acuerdo a la normativa, los productos alimenticios procesados y ultraprocesados deberán contener menos del 10% del total de energía proveniente de azucares libres, menos de 1 miligramo de sodio por kilocaloría y menos del 30% del total de energía proveniente de grasas.
En cuanto a grasas saturadas estas deberán ser menos del 10% de total de energía de los alimentos y los edulcorantes artificiales o naturales no calóricos o calóricos que contengan una advertencia sanitaria no deberán ser comercializados por incentivar la adicción al sabor dulce.

Adicionalmente, se deberá promover el consumo de agua purificada y refrescos de frutas 100% naturales, los alimentos preparados con grasa, fritura o mieles podrán comercializarse dos veces por semana máximo, entre otras disposiciones.
Como parte de sus facultades, la Defensoría del Consumidor realizará inspecciones en los centros educativos, públicos y privados, con el fin de verificar el cumplimiento de la Ley de Protección al Consumidor.

Para la ejecución de esta normativa se socializará, durante seis meses, con la comunidad educativa y con la población en general, el proceso de implementación de tiendas y cafetines escolares saludables.

La conferencia fue presidida por el ministro de educación, Carlos Canjura, la ministra de salud, Violeta Menjivar, la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina y la directora ejecutiva de FOSALUD, Verónica Villalta.