Con el objetivo de capacitar a investigadores, economistas y personal técnico de instituciones de gobierno, sociedad civil y academia para que se transformen en defensores de las políticas en control del tabaco a partir del uso de evidencias, el Fondo Solidario para la Salud (Fosalud), con el apoyo financiero de La Unión Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias, llevaron a cabo el taller sobre Economía del Control de Tabaco e Impuestos al Tabaco.

Dicho taller fue facilitado por el experto en economía de la salud, Guillermo Paraje, el cual señaló que una parte importante del taller fue mostrar la carga económica y sanitaria que causa el tabaco en El Salvador y en los demás países de la región latinoamericana, así como también facilitar las herramientas prácticas que permitan medir la efectividad de políticas en control del tabaco.

“La demanda de tabaco en El Salvador es un poco más sensible al resto de América Latina y un incremento del 10% en el precio de los cigarrillos produciría una caída en la demanda de alrededor del 8%”. Señala Paraje.

De acuerdo al especialista varios países de la región han realizado estudios de demanda para estimar a priori los efectos que tendría el incremento de impuestos al tabaco y ha habido una cantidad importante de países que han incrementado sus impuestos, entre ellos Argentina, Chile, Ecuador, Colombia, Perú, Uruguay, Costa Rica y Panamá.

“Se necesita principalmente voluntad política, que el poder ejecutivo apoye una reforma de impuestos al tabaco y después que los legisladores estén dispuestos a apoyarla, para eso se necesita que conozcan las evidencias existentes acerca de las bondades de aumentar los impuestos al tabaco, pero sobre todo que conozcan que muchos de los mitos que existen entorno al aumento de impuestos como pueden ser el aumento del contrabando o una posible regresividad del impuesto son falsos, que no hay elementos para que sean verdaderos ni en El Salvador, ni en el resto de la región”. Explica Guillermo Paraje.

En El Salvador el impacto económico del consumo del tabaco genera un gasto de $264 millones anuales, el país gasta aproximadamente $116 millones en los problemas de salud de las personas fumadoras y además se generan $148 millones en pérdidas de producción.

Durante los tres días que tuvo lugar el taller se contó con la participación de la directora ejecutiva de Fosalud, Verónica Villalta, quien agradeció a La Unión Internacional, la realización del taller que se lleva acabo en el marco del Proyecto Fortalecimiento de la Capacidad Nacional para implementar el CMCT en El Salvador.

Igualmente, participaron representantes del Ministerio de Hacienda, Ministerio de Salud, Instituto Nacional de Salud, Dirección Nacional de Estadísticas y Censos, FUNDAHABLA, MEDICUSMUNDI, Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) y Universidad Tecnológica de El Salvador.