El Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD) presentó los resultados de dos investigaciones, la primera sobre el “Efecto de la Publicidad y Exhibición en Puntos de Venta de Productos de Tabaco en la intención de compra de los consumidores en El Salvador” y la segunda sobre “El impacto de las Advertencias Sanitarias y Empaquetado Neutro de Productos de Tabaco según la percepción de la Población Salvadoreña”. Ambas investigaciones fueron realizadas en el marco del proyecto “Fortalecimiento de las capacidades nacionales para la implementación del Convenio Marco de la OMS para el Control de Tabaco en El Salvador” con el apoyo financiero de la Unión Internacional Contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (LA UNION).

Entre los principales resultados de la investigación “Efecto de la Publicidad y Exhibición en Puntos de Venta de Productos de Tabaco en la intención de compra de los consumidores en El Salvador”, se reveló que la exhibición de productos de tabaco se ha convertido en la principal estrategia de publicidad por parte los comerciantes. 9 de cada 10 establecimientos (91%) exhibe cigarrillos y, en su mayoría, estos se ubican cerca de las cajas registradoras. Lo cual tiene un alto impacto en la decisión de compra por impulso de las personas que visitan los establecimientos comerciales, ya que, 8 de cada 10 fumadores, dijeron que han decidido comprar alguna vez cigarrillos al momento de estar en la caja de pago.

El estudio además evidenció el alto apoyo de la población a las políticas de control del tabaco, 9 de cada 10 salvadoreños (92.3%), está a favor, que los jóvenes no deben estar expuestos a publicidad de productos dañinos a la salud y 8 de cada 10 coincide en que quitar la publicidad y exhibición de productos de tabaco, puede ayudar a evitar el inicio del consumo entre los adolescentes y jóvenes.

Por otro lado, la segunda investigación “El impacto de las Advertencias Sanitarias y Empaquetado Neutro de Productos de Tabaco según la percepción de la Población Salvadoreña” reveló la efectividad de las advertencias sanitarias al estimular sensaciones negativas en la población y evidenció un incremento en la intención de dejar de fumar como resultado de observar las advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos, principalmente en los adolescentes y jóvenes.

En cuanto al empaquetado neutro tanto adolescentes como jóvenes opinaron que los colores hacen menos atractivo el empaque, produce miedo, se asocia a una baja calidad del producto y hace más visibles los pictogramas. Lo que muestra que el empaquetado neutro lograría su objetivo de reducir la demanda de productos de tabaco.

De acuerdo a la directora ejecutiva de FOSALUD, Verónica Villalta, la información proporcionada por ambas investigaciones, permite al país tener evidencia científica para impulsar la reforma a la Ley para el Control del Tabaco. De igual manera, expresó que estos hallazgos también se plantearon en el Caso de Inversión para el Control del Tabaco en El Salvador presentado en octubre pasado, el cual sugiere dos acciones concretas para fortalecer las medidas para reducir la demanda de consumo de tabaco: prohibir completamente todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, actualizar las imágenes de las advertencias sanitarias e implementar el empaquetado neutro.

A nivel internacional se ha evidenciado que tanto las advertencias sanitarias como los pictogramas en los paquetes de tabaco se han convertido en una herramienta para informar a los consumidores sobre los riesgos del consumo de tabaco en la salud. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la adopción del empaquetado neutro refuerza las medidas para reducir la demanda de productos del tabaco.

Los estudios dejan como recomendación la implementación del empaquetado neutro en el país y la prohibición de publicidad y exhibición de productos de tabaco en los puntos de venta, protegiendo a nuestros adolescentes y jóvenes de los enormes daños económicos, sociales y ambientales ocasionados por el tabaquismo en El Salvador.

En 2016, en El Salvador, murieron 1,624 personas por el uso del tabaco, el 46% de ellas se consideran muertes prematuras (debajo de los 70 años). El 78% del total de las muertes fueron ocasionadas por consumo directo y un 22% por exposición al humo de tabaco.

El consumo de tabaco en este mismo año le costó a la economía del país $263.6 millones en pérdidas económicas, lo que equivale aproximadamente al 1 por ciento del PIB.