El Fondo Solidario para la Salud (Fosalud), solicitó a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Legislativa la ratificación del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de tabaco.

Dicho tratado internacional busca combatir el comercio ilegal de productos de tabaco, mediante el control de la cadena de suministro y la cooperación internacional. Una de las medidas fundamentales es que las partes se comprometen a establecer un sistema mundial de seguimiento y localización con miras a erradicar el comercio ilícito.

El ingreso de Tabaco ilegal socava las políticas de salud pública y las políticas fiscales que los países desarrollan para el control de tabaco; promueve mayor accesibilidad, asequibilidad y consumo de productos de tabaco; fortalece el vínculo con el crimen organizado y otras actividades delictivas y genera pérdida de ingresos públicos.

En El Salvador mueren 1,343 personas por enfermedades asociadas al tabaquismo, que corresponde a 4 personas por día. 1,034 (77%) son por consumo directo de tabaco y 309 (23%) por exposición al humo de tabaco ajeno, según el Estudio de Caso de Inversión en Control del Tabaco, realizado por el Programa de las Naciones Unidas (PNUD), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y El Ministerio de Salud (MINSAL) 2018.

“Como país, como gobierno debemos proteger las políticas de salud pública, no podemos consultar con la industria, porque los intereses de la industria son antagónicos a la salud”. Expresó la directora de Fosalud, Verónica Villalta ante el pleno legislativo.

El protocolo representa un esfuerzo global para reducir los efectos dañinos del comercio ilícito de tabaco y entre los beneficios que el país obtendría al ratificarlo se encuentra el mantenimiento de la seguridad nacional, la articulación interinstitucional para el combate del comercio ilícito, aumento de los ingresos fiscales, circulación en el país solo de productos de tabaco grabados y sujetos a las normas de salud, por ende, reduciría el consumo de tabaco, pues el tabaco sería menos accesible para los jóvenes y lo más importante protegerá la salud de la población en particular de los grupos más vulnerables.

“Nosotros como parte del Ministerio de Salud, somos los garantes de proteger la salud, el cigarro mata a la población y está sumamente comprobado, el interés de salud esta sobre todos los demás intereses que pueda tener la industria”. Señaló la directora de Fosalud.

El tabaco está vinculado a enfermedades crónicas no transmisibles como: varios tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, entre otras enfermedades.