El Fondo Solidario para la Salud, FOSALUD, a través de las Oficinas Sanitarias Internacionales (OSI) ha intensificado su labor de vigilancia epidemiológica y sensibilización para la prevención de enfermedades con la población que transita por los diferentes puntos fronterizos durante las vacaciones agostinas.

Con mensajes de prevención en mano referente a las enfermedades que se encuentran bajo vigilancia epidemiológica, el personal de las OSI aborda los buses que ingresan y salen del país, así como a transeúntes que pasan por las diferentes fronteras en las que Fosalud tiene presencia. Esto con la finalidad de brindar información a los turistas sobre los síntomas de alerta y las recomendaciones a seguir en caso de presentar enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias, síndromes febriles o enfermedades transmitidas por vectores.

La continua labor de concienciar a la población ha calado en el actuar de los ciudadanos tanto nacionales como extranjeros, quienes asumen las recomendaciones médicas y las ponen en práctica durante sus viajes, comentó la Dra. María Yesenia Herrera, médica de la OSI San Cristóbal, ubicada en el municipio de Candelaria de la frontera, en Santa Ana.

Mario Eguizábal, afirma que el trabajo de prevención es un mecanismo que genera buenos resultados, “Me ha parecido excelente el trabajo del personal médico, porque no sólo lo orientan a uno, yo traía una alergia, me revisaron y me dieron el medicamento.”.

De igual manera, Carlos Fuentes, refiere “Lo más importante es prevenir esas enfermedades que lo pueden llevar a la muerte, imagínese algo tan sencillo como lavarse las manos constantemente con agua y jabón le puede salvar la vida a uno. Con mi esposa hacemos caso a lo que nos recomienda el personal de salud porque estamos claros que es por nuestro bienestar”.

La Dra. Herrera instó a las familias a que, ante la aparición de síntomas como diarreas y fiebres acudan a la unidad de salud más cercana para poder ser atendidos de manera oportuna y para hacer un llamado a los turistas a no consumir alimentos de dudosa procedencia o mal cocinados.