En El Salvador se registran –diariamente- un promedio de 63 accidentes, 3 fallecidos y 27 lesionados a causa de accidentes de tránsito, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

En países de ingreso bajo y medio, un rango comprendido entre el 33% y 69% de los conductores que murieron habían ingerido alcohol. De igual manera, entre el 8% y 29% de los conductores lesionados también habían consumido bebidas embriagantes, de acuerdo a la Organización Mundial para la Salud (OMS).

En El Salvador no se tiene un registro que vincule estrictamente los accidentes de tránsito con el alcoholismo porque a los accidentados no se le toman muestras de concentración de alcohol en sangre para conocer si las lesiones fueron resultado de la influencia del alcohol.  Según registro de PNC, la conducción bajo efectos de alcohol ocasionó 476 accidentes tránsito en 2016; en lo que va de 2017, se tienen 260 accidentes hasta julio.

La conducción en estado de ebriedad se constituyó en la 8ª causa de accidentalidad vial en 2016, que corresponde al 2% del total de accidentes en ese año. La conducción peligrosa nos dejó 33 fallecidos y 444 lesionados. El 64% de las muertes y el 65% de los fallecidos sucedieron entre los días viernes, sábados y domingos.

Los costos de atención a estas lesiones por accidentes de tránsito son altos en el Sistema Nacional. Sólo en 2016 se registraron en el Sistema de Lesiones de Causa Externa (SILEX) 26,531 lesionados por accidentes de tránsito; de este total de atenciones, 21,316 fueron ambulatorias, lo que representó una inversión de US$ 905 mil y 5,215 atenciones fueron ofrecidas en hospitales, lo que significó US$12.8 millones de inversión para Salud. En total las atenciones tienen un costo global de US$13.6 millones.

Es por esta razón y teniendo en cuenta datos de la Encuesta Nacional de Tabaco y Alcohol (ENAT), el Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD) lanza la campaña de prevención ¨Los estrenos del alcohol” cuyo objetivo es crear conciencia en la juventud y población sobre el consumo nocivo de alcohol, la conducción peligrosa y los riesgos de sufrir lesiones por accidentes de tránsito; dicha acción de comunicación se mantendrá por el resto del año, con mayor intensidad, en vacaciones.

Lo anterior se sustenta sobre la base técnica de la ENAT que indica del estudio que 2.1 millones (51.6%) de personas de 18 años han consumido alcohol alguna vez a lo largo de su vida y 735,822 (18.03%) de bebedores actuales de alcohol. El 47.0% de los bebedores actuales iniciaron consumo en edades tempranas (15 y 19 años).