El Fondo Solidario para la Salud, Fosalud, instaló la mesa técnica multidisciplinaria para la implementación del estudio: “Encuesta Mundial de Tabaquismo y Jóvenes en El Salvador 2020”, la que se realizará con estudiantes de educación básica de centros públicos y privados del país.

La mesa la conforman representantes de Fosalud, así como de los ministerios de Salud y Educación, Instituto Nacional de la Salud, Ciencia y Tecnología y Comisión Nacional Antidrogas.

El estudio Mundial de Tabaquismo en Jóvenes permite medir el consumo de esta sustancia entre escolares de 7º. a 9º. grado, focalizándose en adolescentes de 13 a 15 años. Esta investigación permite medir las actitudes, conocimientos y   conductas relacionadas con el uso del tabaco y la exposición al humo de este.

Con esta primera reunión se espera que los miembros de la Mesa técnica puedan:

•  Familiarizarse con la implementación de las medidas para el control del tabaco a través de la presentación del panorama general de la epidemia del tabaquismo y las medidas de regulación en materia.

•  Conocer sobre la vigilancia de la epidemia del tabaquismo como una medida integral del control del tabaco para generar datos a nivel nacional y regional evidenciados a través de la Encuesta Mundial de Tabaco y Jóvenes.

•  Realizar el ejercicio de revisión y adecuación del instrumento de recolección de información para el levantamiento de la Encuesta.

Durante el inicio de la reunión, la directora Ejecutiva de Fosalud, Dra. Nathalie Larreinaga, reconoció los avances que ha registrado el país en las políticas de control del tabaco. De igual manera, la funcionaria se comprometió en fortalecer aún más el trabajo de la entidad para garantizar el derecho a la salud de todos los salvadoreños.

Así mismo, resaltó que el control del tabaco no sólo compete al área de salud pública, sino también, a todos los sectores que abonan al desarrollo humano.  

La vigilancia de la epidemia del tabaquismo es un componente esencial del control del tabaco. El Convenio Marco de la OMS ordena establecer programas de vigilancia de la magnitud, pautas, factores determinantes y de las consecuencias del consumo y de la exposición al humo de tabaco.

En nuestro país se han realizado tres rondas de Encuesta de Tabaquismo en Jóvenes, siendo la primera en 2003, luego en 2009, y finalmente en 2015. Las mismas han permitido conocer la evolución del consumo de tabaco y a la vez, guiar los esfuerzos de prevención a estos grupos vulnerables.