Más de 2,600 recursos humanos, que laboran en el Fondo Solidario para  la Salud (FOSALUD), se encuentran  trabajando todos los días de la vacación para atender las necesidades de la población usuaria de los servicios de salud, en distintos puntos del  país.

La Directora Ejecutiva del FOSALUD, Licda. Verónica Villalta, explicó que son 187 establecimientos laborando con horario ampliado: 160 Unidades Comunitarias de Salud Familiar (UCSF), 10 Oficinas Sanitarias Internacionales (OSI), 19 Hogares de Espera Materna, entre otros.
De igual manera, tres de las Unidades Móviles de FOSALUD  han sido instaladas en las Playas de San Diego (La Libertad), Metalío (Sonsonate) y San Marcelino (Costa del Sol), en ellas se cuenta con personal médico, enfermeras, encargado de farmacia, auxiliar de servicio y motorista de ambulancia. En estas unidades se atenderán servicios de emergencia en horario de 8:00 de la mañana a 6 de la tarde.

El Gerente Técnico de FOSALUD, Dr. Celso Castro, explicó que la ubicación de las unidades móviles se define utilizando criterios de alta afluencia de poblaciones, lejanía hacia un establecimiento de salud y poca o ninguna presencia de cuerpos de socorro.

Agrega que también se  disponen de 31 circuitos de ambulancia para el apoyo en el traslado de pacientes hacia los hospitales del segundo y tercer nivel de atención.
El año anterior, el personal de FOSALUD realizó 98,014 atenciones médicas y 12,555 atenciones odontológicas, durante el mismo periodo, por lo que actualmente estamos preparados para atender un promedio de 10,000 atenciones diarias.

Previo al periodo de la vacación, los establecimientos fueron abastecidos con medicamentos e insumos de emergencia propios del primer nivel de atención.
Esta acciones emprendidas por FOSALUD, son parte del plan verano 2016, del Sistema de Protección Civil donde cerca de 47.000 personas de 14 instituciones se han desplegado a nivel nacional para garantizar prevención, protección, auxilio y seguridad a las familias salvadoreñas en el período vacacional.

Este plan contempla que además de mantener en marcha las acciones para prevenir el incremento de casos de dengue, zika o chikungunya, con acciones como la eliminación de criaderos de zancudos en los principales centros turísticos.