Con una actividad urbano – cultural, en una de las principales calles de San Salvador, Fosalud, se unió a los países de todo el mundo para decir, ¡No al tabaco!, poner en relieve los riesgos asociados al tabaquismo en la salud, desalentar el consumo y promover el uso de los servicios de ayuda a la ciudadanía.

En este sentido desde las primeras horas del 31 de mayo también inicio una intensa gira de medios, por diferentes radios juveniles y programas televisivos, llevando el mensaje de prevención Si fumas te esfumas. ¡Apaga el cigarro enciende tu vida! Lema de la campaña para prevenir el consumo del tabaco, la cual para este año busca alentar a la población salvadoreña a abandonar el consumo de tabaco y promover el uso de los servicios de salud, así como los tratamientos para la cesación tabáquica, que están disponibles en la red de servicios de salud y los Centros de Prevención y Tratamiento de Adicciones de Fosalud.

Durante la actividad urbano cultural, Fosalud realizó una serie de dinámicas con los transeúntes, entre ellas, compartir mensajes sobre los daños del tabaco y las enfermedades asociadas como las enfermedades del corazón, cáncer, hipertensión, diabetes, enfermedades pulmonares, entre otras. Asi como  retar a los salvadoreños a iniciar una vida sin tabaco y entrega de promocionales de la campaña.

En la jornada de sensibilización también participaron los embajadores de la campaña Shaka y Dres, quienes, en medio del ruido del tráfico vehicular, los pasos agitados de los peatones, entonaron sus canciones y llevaron un mensaje positivo para animar a la juventud salvadoreña a vivir libres de la adicción del tabaco.
Paralelo a la jornada se desarrollaron acciones de perifoneo en el Gran San Salvador y un personaje de la muerte entregó volantes de los servicios de Fosalud a los automovilistas que circulaban por la zona.

La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900 000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto.