Ante la necesidad de continuar protegiendo al personal de Salud del contagio por COVID-19, la Administración del Fondo Solidario para la Salud (Fosalud), recibió este día en uno de sus almacenes, un cargamento de insumos de protección personal para iniciar su pronta distribución.

La recepción de los insumos fue supervisada por la Directora Ejecutiva de la institución, Dra. Nathalie Larreinaga, con el apoyo de personal del área Jurídica y de Medicamentos.

“Esta mañana estamos verificando la adquisición que hemos hecho de más de medio millón de mascarillas quirúrgicas, así como de mascarillas KN-95, gafas, gorros y gabachones descartables, a fin de empezar ahora mismo su distribución al personal que labora en las Unidades Comunitarias de Salud Familiar (UCSF)  y en el Sistema de Emergencias Médicas (SEM)”, expresó la doctora Larreinaga durante la supervisión.

La funcionaria agregó que el país está en una fase en la que la circulación del COVID-19 es considerablemente alta y es precisamente por ello que la institución sigue enfocando sus esfuerzos en garantizar la existencia de dichos insumos para mantener protegido al personal que día a día se ve expuesto al contagio durante sus jornadas laborales.

“Estamos en una fase en la que estamos más expuestos a contagiarnos y es por ello que no bajaremos la guardia; seguiremos reforzando las medidas de bioseguridad para nuestro personal. Sin embargo, lo que todos deseamos es que, en la medida de lo posible, la población se quede en casa, que sigan las recomendaciones de prevención para que nadie más se enferme, que el virus no siga cobrando más víctimas”, acotó la Directora.

Desde que se declaró la emergencia nacional por COVID-19 a finales de enero, las autoridades de Fosalud comenzaron a realizar innumerables gestiones para estar preparados ante la inminente llegada y aparecimiento del primer caso en el país.

Capacitaciones, seguir las medidas de seguridad y brindar los insumos de protección personal, fueron de las primeras acciones que se desarrollaron y que se han mantenido durante todo el año, a fin de que el personal tanto de las UCSF, como del SEM, atienda a los pacientes bajo un adecuado protocolo de seguridad que se minimicen los riesgos de contagio.